Comentario crítico: Alberto Méndez, Los girasoles ciegos (fragmento)


Ricardo logró levantarse a duras penas porque la debilidad, el dolor y el peso de su mujer y de su hijo se lo impedían, pero cuando comprobó que podía caminar, avanzó por el pasillo siguiendo el sonido de los gritos del diácono, que había abierto todas las ventanas y pedía a gritos que alguien avisara a la policía.

Poco a poco fueron apareciendo rostros detrás de los visillos en las ventanas del patio, pero ninguna se abrió por si aquella locura se metía en sus hogares.

 

Sentí la fuerza de Yahve en mi brazo y la ira de mi Patria en la garganta, pero yo quería justicia, no venganza. El Maligno quiso trocar mi orgullo en remordimiento y buscó la forma de humillarme.

 

Ahora ya no sé lo que recuerdo, porque aunque veo a mi padre sentado a horcajadas en el alféizar de una de las ventanas del pasillo, aunque le oigo despedirse de nosotros con una voz dulce y serena, mi madre dice que se arrojó al vacío sin pronunciar una palabra.

 

Se suicidó, Padre, para cargar sobre mi conciencia la perdición eterna de su alma, para arrebatarme la gloria de haber hecho justicia.

 

Ricardo dudó un instante antes de arrojarse a aquel patio del que llevaba tanto tiempo protegiéndose. Se tomó, ya vencido hacia el vacío, el tiempo suficiente para mirar a Elena y a su hijo con una sonrisa triste como las que suelen usarse en las despedidas tristes.

 

Debe de tener razón ella, porque no he podido olvidar nunca la mirada de mi padre precipitándose al vacío, su rostro sonriente mientras el patio engullía su cuerpo abandonado, aunque esto es imposible porque mi estatura no me permitía entonces asomarme a esa ventana.

 

Aquí termina mi confesión, Padre. No volveré al convento y trataré de vivir cristianamente fuera del sacerdocio. Absuélvame si la misericordia del Señor se lo permite. Seré uno más en el rebaño, porque en el futuro viviré como uno más entre los girasoles ciegos

 

Alberto Méndez, Los girasoles ciegos (2004)

 

Temas

Crítica del fanatismo religioso, que justifica el homicidio y los abusos contra un enemigo ideológico

Valor de la memoria histórica para recuperar la perspectiva de las víctimas

etc.

 

PUBLICA EL COMENTARIO CORRESPONDIENTE, INDICANDO EL GRUPO AL QUE PERTENECES.

Escribe primero el texto en un procesador y, luego, copia y pega el resultado en forma de comentario a esta entrada. Ordena correctamente tu redacción, sin olvidar la separación de párrafos.

Puedes repasar el esquema del comentario crítico en el siguiente enlace: Práctica del comentario crítico.

Anuncios

Los girasoles ciegos: propuestas de lectura


1) La mejor reseña

“Vencidos victoriosos” de Herme G. Denis

“A propósito de la publicación del libro de Javier Cercas, Soldados de Salamina , decía José María Lama que o los historiadores se espabilaban o la historia reciente de nuestro país la iban a contar los novelistas. Nada más cierto. Últimamente la narrativa se ve inundada de textos referentes a la Guerra Civil Española. Ante este auge son muchas las voces que se alzan bien para celebrarlo o para recordarnos que después de tantos años la palabra “reconciliación” sea aún tan difícil de aceptar. Pero libros como Los girasoles ciegos nos ofrecen unas lecturas fascinantes que, lejos de soliviantar sensibilidades, vienen a poner de manifiesto que es necesario conocer la historia para entender el presente y proyectar el futuro. Los girasoles ciegos es un libro de cuentos articulado a lo largo de cuatro historias- cuatro derrotas- que transcurren entre el período quizá más duro de la posguerra, que va desde 1936 a 1942, y que siendo totalmente independientes están hábilmente entrelazadas entre sí. Sus personajes son seres vencidos. Seres que se encuentran en un camino, sin vuelta atrás posible, recorriendo una senda de entrega y resistencia sin ser conscientes del momento en el que se abrirá la puerta de la tragedia”.

Lee la reseña completa en el siguiente enlace.

2) El mejor proyecto de lectura creativa

PrensaV, por Nacho Gallardo

Este proyecto nace con una doble intención. Por un lado, pretende acercar la prensa y toda la tipología textual que ésta contiene al alumnado. Por otro, persigue que en dicho proceso no seáis meros espectadores, sino agentes activos. Todo ello sin olvidar la PAU y lo que de este tema se espera“.

Como resultado del trabajo cooperativo, se crearon cuatro periódicos que interpretaron la historia de Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez, y elaboraron el contexto de un modo pedagógico y atractivo.

“La Voz del Estado”

“Amanecer”

“La Patria”

“Diario Hoy”

Podéis verlos a través del enlace.

3) Otros enlaces de interés sobre Los girasoles ciegos

Una brevísima síntesis de la novela y sus cuatro capítulos o “derrotas”.

Otra presentación de la obra por Lola Jiménez.

La película, dirigida por José Luis Cuerda, que se centra en “La cuarta derrota” para construir la trama, pero incorpora secuencias de otros relatos y ayuda a entender sus correlaciones.

Una entrada en el blog Tercer Bando.

Recomiendo un sencillo estudio de comparación literaria: la relación entre las novelas contemporáneas que se emparentan con Los girasoles ciegos, por su temática y por su género: “Detectives de la memoria”, de Javier Sánchez Zapatero.