Modernismo: Innovaciones formales.

 

Vocabulario:

La búsqueda de la originalidad les llevó, en la elección del vocabulario a construir sustantivos a partir de adjetivos, a crear neologismos(se produce por modas y necesidades de nuevas denominaciones), a introducir galicismos, incluso a construir adverbios a partir de sustantivos o adjetivos.

Recursos formales y métricos:
La búsqueda de valores sensoriales, audaces sinestesias(asociación de elementos que provienen de diferentes dominios sensoriales), con brillantes correspondencias visuales, olfativas, gustativas, auditivas o táctiles, como “sol sonoro”, “risa de oro”, “sones alados”, o “rojos destinos”, de Rubén Darío. A combinar recursos fónicos (aliteración, paralelismo, rimas internas) que responden a un ideal de musicalidad, a luciones metafóricas, etc.

Versos. Nuevos ritmos:
El alejandrino(verso de catorce sílabas, compuesto de dos hemistiquios de siete con acento en la sexta), lo habían escrito los poetas franceses. Esta influencia francesa también deben el dodecasílabo y eneasílabo. Siguen empleando los versos de nuestra historia literaria, el endecasílabo y el octosílabo.

Estrofas:
Las estrofas que se empleaban era el soneto, pero no sólo el soneto clásico, en endecasílabos, sino en alejandrinos o con distintas combinaciones métricas.

María Falcón Zambrano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s