DESARROLLO HISTORICO DE LA NOVELA

La novela procedería de la epopeya en cuanto a la forma, pero cambiaría el verso por la prosa sin introducir mayores modificaciones de orden temático. Los cambios formales que conducen de la epopeya a la novela se justifican comúnmente por un cambio en la visión del mundo que les sirve de marco de referencias -la medieval en los poemas épicos y la renacentista en la novela-. Dicho momento – tránsito de la E. Media al Renacimiento- es considerado unánimemente como el de la aparición de la novela como tal: el cambio de una forma a otra obedecería, entonces, a cambios más profundos de tipo social y cultural.
Pero hay otras teorías que desvinculan desde el principio a la novela de le épica, explicando su nacimiento por su finalidad o su función social, como respuesta a un contexto histórico-cultural nuevo -el del Renacimiento, en esto sí parece haber unanimidad absoluta, y el nuevo Humanismo surgido en este momento como elemento de desvinculación de la Razón a la Fe: una vez perdido el sentido religioso de la existencia, el hombre vendría a preguntarse sobre su propio ser5-. Bobes Naves afirma que la “novela moderna” surge en el Renacimiento porque éste es el momento en que el hombre las necesita. En este sentido, parece de especial importancia el nacimiento de la novela propiamente dicha en la España renacentista, tomando como textos fundamentales el Lazarillo de Tormes y Don Quijote de la Mancha. El marco de valores morales, sociales, estéticos, ideológicos, etc., de estas primeras novelas modernas españolas es revelador: la idea de que el hombre es hijo de sus obras, enunciada claramente en el Lazarillo, y la idea de que los valores del hombre son relativos de la obra cervantina, son las coordenadas que articulan, precisamente, esa nueva sociedad humanístico-renacentista en toda Europa frente al pasado.
La novela moderna parece, entonces, como el género literario que mejor refleje esa situación de perplejidad en la historia del hombre. En todo caso, el paso de la epopeya épica a la novela es mucho más que un cambio de formasesta tesis presenta el siguiente problema: ¿cómo explicar, de este modo, la existencia de novelas antes del Renacimiento?. La “novela helenística”, todavía viva en Los trabajos de Persiles y Segismunda y en la novela bizantina; la novela de caballerías, la novela sentimental, etc., son anteriores al antropocentrismo humanista del Renacimiento y no parecen responder a la perplejidad e inquietud del “hombre moderno”.
En realidad, según Bobes Naves, estos modelos narrativos no se incluyen en la llamada “novela moderna”, son relatos mucho más cercanos al cuento o a la misma épica Finalmente, una nueva perspectiva sobre el origen genético de la novela es la que aporta Bajtin9 -para quien el rasgo definidor del género novelesco es el dialogismo polifónico constante-. Para este crítico, como para tantos otros desde perspectivas muy diversas, el origen de la novela moderna está en el Quijote de Cervantes, “en los diálogos novelescos con Sancho y otros representantes de la realidad plurilingüe y grosera de la vida”.
En resumen, puede decirse que las diferentes teorías sobre la génesis de la novela vinculan a ésta con:
(1) la epopeya épica medieval,
(2) el cuento tradicional,
(3) a las nuevas necesidades del humanismo renacentista, y
(4) a una finalidad catárquica o tranquilizadora para el hombre desconcertado ante una humanidad organizada socialmente en un aparente caos.
Antonio Bernal Rodriguez 2BTO C

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s