You may say I’m a dreamer, but i’m not the only one.


CRIMINOLOGÍA

Desde el año pasado hasta día de hoy he recorrido varias  carreras que pensaba en un principio iba a realizar pero finalmente me he decidido por estudiar el grado de Criminología. En el fondo me falta seguridad y dudo que no cambie de opinión antes de finalizar el curso. Pienso que no tengo edad suficiente como para plantear todo un futuro, pero así es la vida y tengo que adaptarme a sus obstáculos. Tras mi larga lucha por responder al típico “¿Qué voy a hacer en mi vida?” observé varias carreras que más me llamaban la atención y viendo las salidas profesionales y asignaturas de dichos grados terminé por decantarme por criminología. Posiblemente sea la decisión acertada, sus asignaturas me parecen bastantes interesantes y lo más difícil, consigo verme en un futuro desempeñando una de las salidas profesionales que este grado ofrece.

Si hay algo que tengo claro y nada va a hacerme cambiar de idea es que no voy a quedarme en España, ni creo que en ningún lugar establecido durante mucho tiempo. No hay nada que me guste más que viajar y conocer y tengo decidido vivir en lugares distintos de todo el mundo. Esto puede aportarme mucho, tanto cultura, idioma y sabiduría como conocer gente.

En principio elegiría Francia como mi próximo destino en el que desarrollaré mi trabajo y llevaré un vida aventurera. Sin lugar a dudas “Nemours” un encantador pueblo medieval a 45 minutos de París, donde tengo una familia amiga.

De todas las salidas profesionales que tiene criminología la que más me llama la atención es criminología forense que se encarga de determinar, a través del análisis del caso y a la síntesis criminológica, las causas por las que un sujeto llega a delinquir; también determina el índice de peligrosidad y perfil criminológico de una persona o, en su caso, los rasgos criminológicos y examinar un cadáver descubriendo todo lo que es necesario para deducir y responder las preguntas del “¿por qué?” “¿quién?”, etc.

Como todo tiene sus pros y contras, pero me resulta extremadamente difícil encontrar contras ya que solo veo pros. Entre sus pros puedo destacar que es un trabajo interesante que nunca podría convertirse en rutina y por lo tanto podría llevar con optimismo un día a día.  Su contra más importante es su dificultad a la hora del grado universitario, pero es solo un bache que debo dejar atrás para conseguir el futuro de mis sueños.

 

 

Julia Sánchez Ramos

Anuncios