Vergüenza


http://elpais.com/elpais/2014/05/19/opinion/1400517614_716304.html

 

1) Comentario formal
Podemos dividir este artículo en tres partes:
La primera parte la componen las seis primeras líneas en donde nos pone en situación del problema que se va a redactar en la segunda parte que ocupa desde la línea siete hasta la línea veinticinco (…recurso.). La tercera y última parte, en la que se realiza una conclusión a modo de crítica del problema expuesto, va desde ese punto y seguido donde concluye la segunda parte hasta el final del artículo.
El tema de este artículo es la disriminación hacia los saharauis en España, puesto que no se les reconoce administrativamente como ciudadanos españoles. Se centra exclusivamente en un caso, con el que se pretende generalizar la situación de todos los demás saharauis que viven dentro de las fronteras españolas.
Zahra es una inmigrante saharaui que de niña fue adoptada por una familia española. Hoy en día es enfermera y lucha por obtener la nacionalidad española, la cuál no se la conceden a pesar de tener padres españoles y tener residencia como cualquier otro ciudadano. Ella presenta su queja ante el Registro Civil Central debido a que considera que los saharauis están siendo víctima de una clamorosa injusticia. Al final del texto la autora del artículo señala que es vergonzoso lo que hace España con estos ciudadanos.
2) Comentario crítico
Rosa Montero es una reconocida escritora de novelas y textos periodísticos que desde 1976 trabaja de manera exclusiva para el diario El País, en donde realiza artículos de opinión de carácter social con bastante frecuencia.
En esta columna periodística publicada hoy, 20 de Mayo de 2014, en el diario El País, Rosa Montero nos cuenta y defiende la historia de Zarha, una joven inmigrante que fue adoptada en España desde muy pequeña y hoy en día lucha por conseguir la nacionalidad española. A pesar de que lleva 18 años viviendo en España no se le reconoce la nacionalidad debido a que se le pide un certificado de un país reconocido por España, que obviamente es imposible de obtener puesto que El Sahara no está reconocido como tal debido a la represión en la que se encuentra. Rosa Montero cataloga como vergonzosa esta actitud con los saharauis después de que los hayamos tratado injustamente a lo largo de la historia, y además, lo dictamina como incumplir la ley.
Estoy totalmente de acuerdo con Rosa Montero porque estos inmigrantes al igual que otros muchos de otras regiones deberían ser reconocidos como españoles. Es una crueldad excluirlos por una condición que no depende de ellos. Además los saharauis siguen luchando para que el Sahara sea libre y reconocido.
En definitiva me parece un claro acto de discriminación y exclusión social hacia los saharauis por parte del gobierno español, y que debería ser denunciado y darle más importancia de la que se da, puesto que una gran parte de los inmigrantes que viven en España son saharauis.

 

 

Anuncios

Qué ruido tan triste


Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman,
parece como el viento que se mece en otoño
sobre adolescentes mutilados,
mientras las manos llueven,
manos ligeras, manos egoístas, manos obscenas,
cataratas de manos que fueron un día
flores en el jardín de un diminuto bolsillo.

Las flores son arena y los niños son hojas,
y su leve ruido es amable al oído
cuando ríen, cuando aman, cuando besan,
cuando besan el fondo
de un hombre joven y cansado
porque antaño soñó mucho día y noche.

Mas los niños no saben,
ni tampoco las manos llueven como dicen;
así el hombre, cansado de estar solo con sus sueños,
invoca los bolsillos que abandonan arena,
arena de las flores,
para que un día decoren su semblante de muerto.

                                                                           Iván López Sánchez

Horas


El villorio
Un tren detenido sobre el llano

En cada charco
duermen estrellas sordas
Y el agua tiembla
Cortinaje al viento

La noche cuelga en la arboleda

En el campanario florecido
Una gotera viva
Desangra las estrellas

De cuando en cuando
Las horas maduras
Caen sobre la vida.
Vicente Huidobro

El vanguardismo


Las vanguardias españolas en los años 20 mantienen rasgos del Novecentismo. Rechaza la poesía realista, y aparece una postura rupturista en la obsesión por la exploración estética y la experimentación total.

El concepto de “vanguardia” engloba a distintos movimientos, como el Futurismo, el Cubismo, el Dadaísmo, el Surrealismo; y, entre los de origen hispánico el Creacionismo o el Ultraísmo.

Huyen de la imitación, el sentimiento, el conformismo, y el atacamiento a cualquier norma establecida. Defienden que el poeta debe ser original y forjarse su propia estética, es decir, basarse en su propia originalidad que lleva consigo la sorpresa y la provocación a través del juego y del humor.

Las vanguardias en España se dan a partir de 1926 y se da a conocer mediante el Creacionismo y el Surrealismo.

– El Creacionismo

El Creacionismo es una vanguardia proveniente de Latinoamérica que nos la trajo a nuestro país Vicente Huidobro y la cuál tuvo grandes representantes hispánicos como Gerardo Diego y Juan Larrea. Una de las obras más representativas el Creacionismo es Altazor (1924) de Huidobro, en la que se pueden destacar dos elementos en su propuesta:

1) Rechaza la imitación de la realidad y defiende el “juego de azar de las palabras”. Esto quiere decir que es todo inventado y no se preocupa de la  realidad ni de la veracidad.

2) La poesía así creada es universal y traducible.

 

                                                                                                   Iván López Sánchez

Por un mundo mejor


En 2º de Bachillerato comenzamos una etapa en la que tendremos que tomar una de las decisiones más importantes de nuestra vida, hablamos de elegir un camino académico que nos condicionará y nos formará como personas. Además, ese camino posiblemente nos lleve a ejercer una profesión laboral, la cuál hará que tengamos un estilo de vida u otro. En mi opinión, al tomar ésta enorme decisión debemos tener en cuenta nuestros propios gustos y no guiarnos por nada ni por nadie, es decir, elegir lo que realmente nos apasiona, y nunca pensar en otras cuestiones como; si tiene salida o no, si es difícil o fácil, etc.

A pesar de que aún no tengo claro como seguir mis estudios, he llegado a la conclusión de que el grado de Antropología Social y Cultural  es el que más se ajusta a mi persona, puesto que desde pequeño me han interesado las diferentes culturas y veo en este grado la oportunidad de tener una visión distinta de lo que hay en el mundo y desde ahí, cambiar las injusticias y las malas condiciones de vida que mantienen miles de personas dentro y fuera de nuestras fronteras.

El lugar elegido para estudiar el grado será Sevilla, ya que es el lugar más cercano  en donde imparten este grado. En Sevilla estaré muy bien porque es una ciudad muy completa, llena de lugares de ocio y además allí tengo a muchos amigos.

http://www.youtube.com/watch?v=aEJLn9NuWBQ

De los cuatro años del grado, en los dos primeros imparten clases de formación básica mientras que en los dos últimos años debes especializarte en alguna rama de la antropología. A mí en particular me llama mucho la atención la rama de antropología cultural del desarrollo, en la cuál su finalidad es acabar con la desigualdad social, aumentar la calidad de vida de las personas y buscar el desarrollo económico. Al finalizar el grado existen  diversas salidas profesionales, relacionadas concretamente con los campos de la investigación, organismos de estudios sociales y ONG.

En conclusión pienso que es una carrera muy bonita, en la que su único contra es que hay que adentrarse en la terrible realidad que nos rodea y ver que todo no es tan perfecto como creemos, pero tengo claro que es una de las mejores experiencias que tendré en la vida puesto que la verdadera felicidad se encuentra ayudando a los que más lo necesitan.

Iván López Sánchez