Diez razones para no cambiar la ley del aborto.

http://elpais.com/elpais/2013/12/18/opinion/1387365301_927366.html

/ 20 DIC 2013

Cada día nos acercamos más a un cambio en sentido restrictivo de la actual ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, aprobada por amplia mayoría en 2010, que el Partido Popular quiere modificar desde el mismo momento en que llegó al Gobierno. Sin duda hay razones para cambiarla o mejorarla, pero el momento social, económico y político no parece el más apropiado para empeorarla. España pasa por malos momentos y utilizar el aborto, por el que tanto sufren las mujeres, como moneda de cambio para contentar a los sectores más conservadores de su electorado, no es justo con las mujeres ni con la sociedad.

Tras casi dos años de reiterados, y a veces contradictorios, anuncios por parte del ministro de Justicia, señor Gallardón, la principal razón esgrimida para este cambio es el compromiso adoptado en su programa electoral. Argumento poco consistente, no solo por los evidentes incumplimientos de la práctica totalidad de los compromisos electorales del actual Gobierno, sino porque ni siquiera se ajusta a la letra de lo comprometido. Entre introducir algunos cambios en la actual legislación, especialmente en lo relativo a las jóvenes de 16 y 17 años, y los drásticos cambios que se avecinan, hay un gran trecho. Ni siquiera el sector más aperturista del PP podía presagiar que van a echar por tierra 28 años de legislaciones razonables.

En el caso del aborto, como en casi todo, hay razones para actuar de una u otra manera. Unas para imponer las propias creencias y deseos a los demás y otras para respetar la autonomía de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y su vida.

Nuestras razones para defender el mantenimiento de la actual ley son:

Una. Porque funciona. No se han cumplido las profecías de un incremento notable del número de abortos ni se han producido en sus tres años de vigencia denuncias ni complicaciones sanitarias de ningún tipo. Ha resuelto, pues, gran parte de los problemas de inseguridad jurídica que aquejaban a la ley anterior. Dos. Porque respeta a las mujeres. El reconocimiento de un plazo en el que las mujeres puedan decidir libremente sobre si quieren seguir adelante o no con su embarazo es la única manera de no atropellar los derechos fundamentales de las mujeres embarazadas. Tres. Porque es conforme a la Constitución. Contrariamente a lo que se argumenta, la actual legislación no es contraria a la doctrina del Tribunal Constitucional que nunca se ha pronunciado sobre una ley de plazos.Cuatro. Porque respeta mejor la vida en formación. Establecer límites y ofrecer a las mujeres información y recursos alternativos ha demostrado ser la mejor manera de conciliar los derechos de las mujeres a decidir con el deber del Estado de proteger la vida en formación. Cinco. Porque es la mayoritaria en Europa. La legislación de plazos es la más establecida entre los países del entorno europeo, especialmente en el contexto de los Estados con quienes compartimos tradición política y constitucional. En una Europa sin fronteras no es razonable que una mujer española sea tratada, en sus derechos básicos, de modo diferente a una francesa, portuguesa o alemana.Seis. Porque no distingue entre pobres y ricas. Las leyes restrictivas no disminuyen el número de abortos, solo provocan que las mujeres que no tienen recursos económicos lo hagan en peores condiciones, por lo que a la discriminación por razón de sexo se une la discriminación por clase o condición social. Siete. Porque la población está conforme. La mayoría de la población española no se reconoce en el marco de una legislación restrictiva o prohibicionista en materia de aborto. Según la última encuesta de Metroscopia, una mayoría, el 53%, apoya una ley de plazos como la actual mientras que el 37% prefiere una ley de indicaciones médicas. Ocho. Porque hace la práctica del aborto más segura y equitativa. Facilitar los trámites hace que los abortos se realicen, como ahora sucede, en periodos muy tempranos de la gestación, disminuyendo los riesgos asociados a los abortos tardíos. Facilita también que las mujeres sean tratadas igualitariamente independientemente de la comunidad autónoma donde vivan. Nueve. Porque es una ley eminentemente preventiva. La actual legislación no solo aborda la interrupción voluntaria del embarazo, sino la prevención y educación afectiva y sexual de toda la población, en especial de la población más joven, el mecanismo más eficaz para disminuir el número de abortos. Diez. Porque derogarla supone un retroceso social de décadas. Hoy vivimos mejor porque podemos decidir en lo que concierne a nuestra vida sexual y reproductiva sin que nos persigan. Perder en tres años lo que tardamos 30 en conseguir nos lleva a un pasado de difícil retorno.

No es bueno legislar contra algo que funciona. No es justo desconfiar de la responsabilidad de las mujeres. No es democrático obligar a una mujer a ser madre contra su voluntad. Entonces, ¿por qué castigar a las mujeres? ¿Estamos aún a tiempo de pensar en ellas y dejar las cosas como están?

 

 Comentario Formal:

Organización de las ideas;

Introducción: ¨desde en el caso del aborto hasta vida¨

Planteamiento: ¨ desde nuestras razones hasta retorno¨

Desenlace: ¨ desde no es bueno hasta dejar las cosas como están¨

Tema:

Diez razones para no cambiar la ley del aborto.

Resumen:

Según Alberto Ruiz-Gallardón, En el caso del aborto, como en casi todo, hay varias razones para  decidir si actuar de una forma u otra.

Las razones de Aberto Ruiz-Gallardón para defender el mantenimiento de la actual ley del aborto son:

–          Porque funciona.

–          Porque respeta a las mujeres.

–          Porque es conforme a la Constitución.

–           Porque respeta mejor la vida en formación.

–          Porque es la mayoritaria en Europa.

–          Porque no distingue entre pobres y ricas.

–          Porque la población está conforme.

–          Porque hace la práctica del aborto más segura y equitativa.

–          Porque es una ley eminentemente preventiva.

–          Porque derogarla supone un retroceso social de décadas.

Por último opina sobre, no es bueno sancionar algo que funciona como en el caso del aborto. No todas las madres son iguales, ¿por desconfiar de una madre, se debe desconfiar de todas?. La cuestión es si dicha ley funciona bien, porque hay que castigar a una madre a tener un hijo contra su voluntad. Aún estamos a tiempo de cambiar las cosas y pensar verdaderamente en el caso de la mujer.

 

Comentario crítico:

Nos encontramos frente a un texto periodístico, pues se caracteriza por transmitir la información de una manera inmediata, por tratar temas conectados con la realidad y su intención de homogeneizar y orientar ideológicamente a los destinatarios.

En cuanto al género, el texto pertenece a los denominados de interpretación, ya que el periodista cuenta los hechos  y los comenta mostrando su preocupación sobre todo por el fracaso concreto en el área de lengua. Se trata, por consiguiente, de un artículo de opinión, concretamente una columna, dada su breve extensión en la que predomina la subjetividad del emisor y una clara finalidad didáctica, pues el escritor nos invita a reflexionar sobre el mal uso que hacemos de nuestra lengua. Por otra parte, el artículo no se somete a una rígida estructura y está firmado por un escritor de renombre, ajeno suponemos a la plantilla del periódico en que aparece el texto y que mantiene el interés a lo largo del escrito.

Dicho texto se localiza en España, pero la ley del aborto fue aprobada en 2010.

El autor defiende la tésis de que  es injusto obligar a las mujeres actuar en contra de su voluntad. Debido a que no todas las madres son iguales de responsables, por lo tanto no hay que generalizar en el mundo de la mujer. Según Alberto Ruiz-Gallardón, España como todos sabemos no está pasando por unas buenas circunstancias económicas por lo que utilizan el aborto, como moneda de cambio para satisfacer a algunos sectores, esto es algo injusto para mujeres y en general para la sociedad.

En el periódico el país se pueden observar distintas opiniones sobre la ley del aborto. Un de las que más me han llamado la atención ha sido la de José María Ruiz Soroa  El aborto es un derecho moral – que debe dejarse a criterio exclusivo de la mujer afectada; moralmente, no hay nada fuera de su deseo en este asunto que deba ser considerado. ¿Quién podría razonablemente tener derecho a imponerle lo que debe hacer con las funciones de su propio cuerpo?.

Mi opinión sobre la ley del aborto, es un tema delicado debido a que hablamos, tomamos deciones… sin ser conscientes de lo que decimos o decidimos. Debido a que soy una mujer la que escribe dicha opinión personal, la ley del aborto es un ley que debe ser aprobada siempre, aunque hay que verse también en el papel de esa madre, debido a que te puedes encontrar en una situación de que la madre que va a tener a su hijo se encuentra en unas circunstancias económicas, sociales … pésimas y decide que lo mejor para ella es no tener el niño debido a que no le va a poder dar las necesidades básicas que cualquier persona se merece.

Mi punto de vista sobre la ley del aborto es el siguiente; España pasa por una situación económica mala por lo que le interesa utiliza el aborto como cebo para agradar algunos sectores y asin poder satisfacerlos. Esto es un falso papel tanto para la sociedad como para las mujeres, porque no somos conscientes de que dicho punto de vista es real.

En conclusión, el texto es periodístico, es un artículo de opinión o columna, en la que el autor refleja asiduamente sus opiniones sobre los más diversos temas. En esta ocasión, refleja su preocupación por las diez razones para no cambiar la ley del aborto. Se puede decir que el tema es de rigurosa actualidad, pero muchas personas no son concientes de dicho tema, debido a que siguen teniendo prejuicios de siglos anteriores, y su mentalidad no les hace ver este tema desde otro punto de vista.

 

Anuncios

Un comentario en “Diez razones para no cambiar la ley del aborto.

  1. Estimada Celia.
    La descripción de las partes del texto es correcta, pero no las etiquetas que utilizas, dado que se trata de un texto argumentativo, en el que pueden distinguirse con total claridad: 1) introducción, donde se plantea el tema y la tesis de las autoras; 2) desarrollo, en el que se esgrimen (diez) argumentos en favor de su opinión; 3) conclusión, que sirve para resumir la tesis defendida.
    El apresuramiento excesivo te hace confundir a las autoras de esta tribuna, en forma de manifiesto (firmado por decenas de mujeres y organizaciones), con el ministro responsable del proyecto rechazado por ellas, a quien llamas “el autor”.
    No es un género de interpretación, sino de opinión. No es una columna, sino una tribuna o un manifiesto.
    Revisa la primera redacción de cualquier texto para corregir estos y otros errores de ortografía o de concordancia. Tal como está, es casi ininteligible.
    Estamos de acuerdo en la oportunidad de haber elegido este artículo y en “mostrar preocupación sobre todo por el fracaso concreto en el área de lengua”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s