Elvira Lindo: JOHANSSON Y OTRAS CHICAS DEL MONTÓN


 

Se ha fijado usted en el marcado espacio que suele haber entre los muslos de las modelos que anuncian bañadores? Es como si el pubis de esas chicas estuviera dibujado con un tiralíneas que definiera una línea recta entre las ingles. Pobres, esas modelos que vemos en la publicidad no pueden experimentar el placer que las mujeres del montón sentimos cuando en verano, yendo con vestido, la mollita interior de un muslo acaricia la mollita del otro. Es un placer barato y valioso.

Después del invierno tan jodido que hemos sufrido sueña una con darse un paseo nocturno entre madreselvas, con las piernas desnudas bajo una falda ligera, sintiendo esa caricia secreta que aumenta la sensualidad de un paseo.Ver a la señorita Johansson desnuda, en mi humilde opinión, es una enorme alegría para los sentidos

¿Cómo se puede hablar de esto con la que está cayendo? Ay, qué se puede hacer si cuando llega la primavera el cuerpo tiene razones que la razón no entiende. El asunto es que yo pensaba, ingenua de mí, que ese hueco era producto de la delgadez de las modelos. Pues no: las modelos están esqueléticas, pero los editores de moda y publicidad decidieron hace tiempo que no era suficiente y fueron eliminando con esa cuchilla virtual que es el Photoshop curvas de la cadera, celulitis ligeras, culos, cinturas, pechos; adelgazaron brazos y los alargaron, alargaron piernas, pulieron el cutis hasta dejarlo sin la textura de piel de melocotón que exuda tanta sensualidad y eliminaron el delicioso vello que abriga las sienes; borraron, por resumir, cualquier indicio de humanidad que convierte a la mujer en un ser deseable.

No, las mujeres, por huesudas que estén, no suelen tener un espacio tan marcado en la cara interna del muslo. Es una alteración decidida por aquellos que moldean el cuerpo de la mujer y crean estereotipos artificiales a través de la moda. En este caso, ha sido Victoria’s Secret, la icónica marca americana, quien se ha convertido en objeto de críticas y ha animado al Gobierno a establecer normas en el uso del Photoshop. Dudo que eso sea algo que se puede legislar por decreto, deberían ser criterios de sensatez, cuando no de belleza, los que favorecieran que las mujeres no se dejen arrastrar por semejante disparate.

De cualquier forma, hay algo que no entiendo en el deseo de las publicaciones de moda o de los modistas de convertir a las mujeres en perchas andantes: al público, en general, no le gusta esa estética. Las mujeres tenemos la peculiaridad de amar el cuerpo femenino, de sentirnos atraídas por él, sean cuales sean nuestras inclinaciones sexuales, y, dejando a un lado a las adolescentes con problemas psicológicos, no nos identificamos con ese tipo de flaca fantasmal que parece flotar en la pasarela, a la que se le exagera la palidez para que dé la impresión de que por sus venas no fluye esa sangre roja que da salud y lustre a la piel. Tampoco parece ser un tipo de mujer por el que los hombres se sientan atraídos: ¿de verdad alguien cree que sus sueños eróticos están llenos de hueso y músculos?No entiendo el deseo de las publicaciones de moda o de los modistas de convertir a las mujeres en perchas andantes

Esta semana circularon por la Red, a nivel planetario, unas fotos de la señorita Johansson, la actriz, en un desnudo integral robado en el rodaje de la película Under the skin. Johansson había discutido con el director largo y tendido sobre la necesidad de aparecer desnuda en la película. Las actrices americanas tienen una precaución, un pudor, en mostrarse en pantalla como Dios las trajo al mundo, y además de ser frecuente la utilización de dobles para escenas sexuales, también hay mucho juego de sábanas a fin de que el espectador tenga la sensación de que ve algo cuando en realidad tiene que imaginarlo. Pero Scarlett, esa estrella que provoca tanta calentura en los espectadores, decidió en este caso que el desnudo estaba justificado. Y alguien le robó la imagen. Lo extraordinario no ha sido que su difusión se disparara o se viralizara, como ahora se dice, sino los comentarios críticos que su cuerpo provocó.

Ver a la señorita Johansson desnuda, en mi humilde opinión, es una enorme alegría para los sentidos. Sin el temible Photoshop que nos recorta lo más carnoso, podemos disfrutar de la actriz en toda su plenitud: caderas, culo respingón, cintura marcada, curvilla en el vientre y esos pechos que Umbral, en un acierto expresivo de alto vuelo, denominó “caídos hacia arriba”. Como respuesta, Twitter albergó estos días a un número importante de los resentidos del mundo. Los resentidos del mundo dijeron sentirse decepcionados por el cuerpo de la que, hasta esta foto robada, habían considerado el prototipo de la belleza sublime e inalcanzable, de la curva perfecta. Que si los pechos no eran todo lo turgentes que imaginaban, que si tenía barriga, que si era del montón. Del montón. Muchas gracias por la parte que me toca.

Esto me lleva a concluir que todas las individuas que opinaban sobre la actriz gozaban de un cuerpo similar al de ella, y que todos los hombres que rumiaban su decepción se acostaban cada noche con señoritas como Johansson. En fin. Siempre se ha comparado el runrún de las redes con las charletas de bar. Este caso es un paradigma. Me imaginaba a todos esos tipos que opinaban sobre ella con el palillo en la boca. Cuánto hubiera dado por verlos en pelotas. A ellos y a sus contrarias. Seguro que también son del montón.

ORGANIZACIÓN DE IDEAS

Es un texto periodístico de opinión que se muestra  en el periódico  nacional El País, escrito por Elvira Lindo, reflexiona hasta que punto tienen que llegar las modelos para cumplir bien su trabajo. También el ejemplo y en el que se centra este artículo es en la foto desnuda de Scarlett Johansson. Se cuestiona alguna pregunta como ¿de verdad alguien cree que sus sueños eróticos están llenos de hueso y músculos? Estamos ante un texto expositivo argumentativo que reflexiona sobre las modelos y el caso de la foto subida en la red de la actriz Johansson.

1 parte: (línea 1-6): explica la situación que tienen que pasar las modelos.

2 parte (6-38): expone el ejemplo de Johansson, y lo que puede llegar hacer la tecnología para poner en los Photoshop una chica 10, todo para que la chica sea deseable.

3 parte (38-42): la reflexión final a la que llega nuestra escritora Elvira Lindo. Todo esto es un paradigma, es a la conclusión final que llega Elvira Lindo.

TEMA Los miedos y problemas para llegar a tener un cuerpo 10  y principalmente querer estar deseada por todas las personas.

 RESUMEN Este artículo intenta expresar que todas las mujeres queremos estar perfectas, tener un cuerpo que a cualquier hombre le gustaría tener aunque sea difícil y complicado. Las modelos la obsesión que tienen y que les exigen estar delgadas para las fotos que aunque estén esqueléticas los editores de moda y publicidad recortan más la celulitis ect..  El caso de la foto sacada en internet de Johansson ha traído serios problemas, pero no malos sino todo lo contrario ya que todas ellas se sentían similares a ella, en definitiva, siempre habrá los típicos hombres en los bares hablando de esas mujeres como de usar y tirar pero que lo bueno de la vida que todo le llegaran a ellos también.

 COMENTARIO CRÍTICO El texto que acabamos de resumir es un artículo de opinión publicado en el país Y firmado por Elvira Lindo, una periodista muy reconocida y que expone muchos artículos en esta columna. Se trata de un texto de carácter expositivo-argumentativo en el que la autora da su opinión acerca del momento tan difícil que pasa esa actriz y de las modelos anoréxicas por conseguir un cuerpo 10. La chica a la que critica el artículo tiene una delgadez extrema y enfermiza aparte de lo demás. Su mente tampoco debe de andar muy allá, si eso se lo ha hecho adrede. Lo menos malo que puedo decir de ella es “pobrecilla” Aunque la gente diga que la imagen de su cuerpo no es importante para ella es mentira, las modelos al querer llegar a tener un cuerpo 10 (pero bajo su punto de ver ese cuerpo) no pueden disfrutar de los placeres de poder tocar los muslos y no tocar hueso. En mi opinión no estoy de acuerdo con que se le juzgue a esa actriz,  por ejemplo, vas a la playa y ves a varias mujeres con esos cuerpos más bonitos de los que habla ¿también se debe a peluquería, photoshop y retoques de postproduccion? Por curiosidad mas que nada. Que igual es que mis ojos me engañan o hay un técnico de photoshop en mi retina. De todos modos, no entiendo la polémica con la foto. Scarlett en conjunto esta espectacular como siempre con el mismo cuerpo de siempre (que no ha sido nunca de los mejores). Y lo que digan los amantes de los insectos palo no va a cambiar eso. A mi Scarlett Johansson me gusta mucho como actriz.  Otra actriz con la que casi siempre comparo a otras es Kate Winslet.  Su cuerpo es mejor  que el de Scarlett Johansson, tiene un rostro muy hermoso: ojos expresivos,  y curvas femeninas proporcionadas. Su interpretación en “Titanic” fue memorable. Para ver mujeres más delgadas o con un aspecto físico más atlético; solo hay  que ir a la playa y observar a las chicas que hacen surf (en todas sus modalidades). Tampoco es que tenga mucho mérito que una chica que solo se baja de la tabla de surf para comer (y el resto de las necesidades vitales); tenga la grasa muy bien distribuida y los músculos como piedras (incluidos los glúteos). Y claro, hay algunas que por genética ya tenían un cuerpo muy proporcionado, sumándole una alimentación adecuada, mucho ejercicio y se obtiene lo que se ve. CLARA JIMÉNEZ MARTOS

¡Apropiémonos de Europa!


http://elpais.com/elpais/2014/05/16/opinion/1400257475_736471.html

‘Millennials’, nos llaman. Somos los que nacimos entre los años 80 y principios de los 90, una generación olvidada y ninguneada en el debate público sobre la Unión Europea. Hasta ahora, claro. Nosotros venimos a romper esa tendencia con un grito generacional que reivindica que el futuro de Europa es nuestro y solo nuestro. ¿Por qué? Porque nos toca gestionar un cambio de paradigma a nivel mundial sin precedentes en la historia, pero desde Europa.

Europa está acercándose a un giro para el que todavía no estamos preparados. Nos hemos dado cuenta de que el Estado-nación europeo se nos ha quedado pequeño en este mundo global y multipolar. Nos toca vivir en esta otra orilla de la historia compitiendo con miles de millones de personas que se incorporan a una economía globalizada y dispuestas a vivir con muchos menos derechos y mucho menos dinero que nosotros. Ahora sabemos que las clases medias europeas tienen todas las papeletas para salir perdiendo del proceso de globalización. Nos lo repiten insistentemente: asumidlo, “viviréis peor que vuestros padres”. Frente a la complejidad de los retos globales y a la desesperanza emitimos un grito claro: no nos conformamos.

La desconfianza hacia una UE que sigue sin dar respuestas ha aumentado espectacularmente, pero la lectura que se hace es errónea: la juventud no es euroescéptica. Globalmente, la juventud es europeísta crítica. La nuestra es ya la primera generación europeizada. La franja de edad que comprende a los que tenemos entre 18 y 35 años está marcada por la internacionalización y el cosmopolitismo de los procesos de socialización y las herramientas con las que hemos crecido: desde la red de amigos que trabajan “fuera” a los que han podido estudiar en otro país; pasando por la normalización de la filosofía low-cost, aplicada tanto al trabajo (precario y exiguo) o a los viajes, realizados ya sin pasaportes ni limitaciones administrativas.

Queremos que el ciudadano tome el papel central que le corresponde

El europeísmo crítico exige un cambio de ritmos. De lo que se trata ya no es de construir Europa, sino de apropiarse de ella. Somos una generación que escucha incrédula y algo avergonzada cómo el debate sobre el futuro de este continente sigue girando alrededor del “interés o no” de construir un futuro juntos, y no sobre ponerla en consonancia con nuestra realidad diaria y con los problemas con los que lidiamos. El reto es consolidar de manera urgente el carácter democrático de un proyecto que sigue demasiado ensimismado en sus faccionalismos. Necesitamos mejorarlo, vernos representados en él, hacer que funcione y que dé soluciones.

Por eso pedimos de manera incansable que los partidos, los medios y las redes educativas nos hablen de política exterior, de empleo, de elusión fiscal, de inmigración o de sistemas de gobernabilidad económica. Europa interesa. Queremos saber qué visión tienen nuestros representantes sobre temas centrales como las dotaciones de las becas Erasmus, la armonización fiscal, los acuerdos comerciales y la movilidad en Europa. Queremos saber qué ocurrirá con la libertad de circulación o el sistema de transferencia de pensiones y derechos sociales para ciudadanos que residen en otro Estado miembro. Queremos saber cuándo se unificarán los criterios para crear empresas indiferentemente de lo que diga el pasaporte. Queremos preguntarles a nuestros eurodiputados qué plantean en materia de futuro energético. Queremos saber cómo nos afectará la unión bancaria o por qué seguimos teniendo una Unión Europea que dispone de un bochornoso presupuesto que no alcanza un 1% del PIB continental.

En los últimos ocho meses una veintena de jóvenes nos hemos reunido bajo el paraguas de Con Copia a Europa (cceuropa.net) para demostrar que debatir sobre Europa sí es posible y sí interesa. Lo hemos hecho sin más financiación que la de nuestros bolsillos y sin afiliación institucional, partidista o empresarial. Contamos con jóvenes de los cuatro grandes partidos nacionales. Muchos otros no estamos en partidos, somos universitarios, autónomos o profesionales. Desde que nació, Con Copia a Europa ha perseguido ir al encuentro de nuestra gente, la que ha crecido bajo esa misma bandera, para apropiarnos juntos del debate europeo.

¿Os acordáis de la Transición? Nosotros tampoco. Por eso, igual que nuestros padres conquistaron la democracia en la Carrera de San Jerónimo, nosotros queremos conquistarla en las instituciones europeas en Bruselas.

Frente a la evidente nacionalización del debate europeo, hemos querido apostar por el europeísmo crítico, por una mejor Europa traducida en mayor legitimidad, exigiendo innovaciones democráticas que faciliten la participación y mejoren la representatividad. Queremos que el ciudadano tome el papel central que le corresponde, superando el manido mantra de más Europa, que aboga por más integración pero, en demasiadas ocasiones, de forma tecnocrática y poco participativa. Esta es nuestra pequeña contribución al debate. Y trabajaremos para que a partir del día 25, no sea la última.

Javier García Toni es investigador en ESADEgeo y Hugo Cuello, politólogo y analista especializado en Europa. Firman esta tribuna junto al resto de integrantes de la plataforma Con Copia a Europa.

Javier García Toni y  Hugo Cuello.

Clara Jiménez Martos. Grupo 5

Rafael Alberti: El destierro


Vuelven de nuevo a mí, con tanta intensidad como en los claros momentos de Marinero en tierra, las canciones de corte musical, de repetidos estribillos, pero de contenido diferente. Como por transparencia, entrelazados al río y raro paisaje que las provocan, se ven latir en ellas todos los años de dolor y nostalgia que andan dentro de mí, al mismo ritmo de la sangre; porque yo no podré cantar ya nunca dividiendo en dos partes el correr de mi vida; aquí, de este lado, lo sereno, luminoso, optimista, y de este otro, lo dramático, oscuro, triste, todo lo señalado por los signos crueles de mi tiempo. Por esta causa son así, no de otro modo“.

Rafael Alberti, Baladas y canciones del Paraná

http://www.tierradenadie.de/archivo/literatura/alberti/poemasalberti2.htm

clara jiménez martos 2btcC

LUIS CERNUDA


VIDA.

Estudió derecho en su ciudad natal bajo la dirección de Pedro Salinas, de quien fue discípulo y quien orientó, asimismo, sus primeros pasos de poeta. De su inicial inclinación a la soledad y al nihilismo evolucionó hacia una actitud de íntima y acogedora espiritualidad. Así, los poemas “Atardecer en la catedral” y “La visita de Dios” señalan, según J.M. Valverde, “el término de la evolución de un ambiente español, desde un ideario exquisito y minoritario hasta una emoción a la vez religiosa y socialmente humana”.

En diferentes momentos de su vida dio clases de español en la universidad de Toulouse, en Inglaterra y en Estados Unidos. Sus primeras obras marcan un itinerario que desembocó en una estrecha afinidad con los poetas surrealistas. Esta etapa, que dio comienzo con Perfil del aire (1927) y Égloga, elegía, oda (1928) logra su mayor expresión y madurez en Un río, un amor (1929) y Los placeres prohibidos (1931), libros en los que ya se muestra, en todo su esplendor, un Cernuda enamorado y rebelde, orgulloso de su diferencia.

Cernuda, que tras la contienda civil española conoció el exilio del que jamás volvió, emprendió, bajo la influencia directa de la poesía anglosajona, un período en el que su obra poética se hace autobiografía y reflexión. Residente en Gran Bretaña, Estados Unidos y, por último, México, publicó sucesivamente, entre otros libros, Las nubes (1940), Como quien espera el alba (1947), Vivir sin estar viviendo (1949), Con las horas contadas (1956) y Desolación de la Quimera (1962).

La obra del autor ha sido objeto de numerosos estudios en muchos países.

Tema y estilos.

El núcleo temático de la obra de Cernuda es la antítesis entre la realidad y el deseo, hecho que explica que a partir de 1936 titulara el conjunto de su poesía con esta oposición. Esta antítesis nace, sin duda, de las peculiares circunstancias vitales del poeta sevillano, pero entronca perfectamente con lo que en los poetas románticos y simbolistas era la colisión entre la libertad individual y la sociedad burguesa, además de ser un tema característico de la poesía del Siglo XX, como lo demuestra su aparición en poemas de autores muy variados, desde Antonio Machado, a Federico García Lorca, pasando por Rafael Alberti, por citar solamente a algunos contemporáneos de Cernuda.

La antología poética de Luis Cernuda es una poesía de raíz romántica. Los temas más habituales son la soledad, el deseo de un mundo habitable y, sobre todo, el amor exaltado o insatisfecho. Posee Cernuda un estilo muy personal, alejado de las modas. En sus inicios toca la poesía pura, el Clasicismo y el Surrealismo, pero a partir de 1932 inicia un estilo personal, cada vez más sencillo, de una sencillez lúcidamente elaborada, basado en un triple rechazo, de los ritmos muy marcados, (uso fundamental de versículos). De la rima, del lenguaje brillante y lleno de imágenes: desea acercarse al “lenguaje hablado, y el tono coloquial” (lenguaje coloquial que esconde una profunda elaboración.

OBRA.

 

Su obra capital es “Donde habite el olvido” 1932 – 1933, con un lenguaje ya propio; es un libro desolado y triste, tremendamente sincero. En esta línea se sitúa Invocaciones a las gracias del mundo (1934 – 1935), que incluye el poema “Soliloquio del farero”, sobre el tema de la soledad. Tres temas fundamentales en esta obra: la belleza de los cuerpos masculinos, el destino del artista, la filosofía de la soleda.

CLARA JIMENEZ MARTOS.

Jarchas


Una jarcha (en árabe, خرجة jarŷa, “salida” o “final”) es una breve composición lírica que constituía la parte final de un poema en árabe llamado moaxaja, típico de la Hispania musulmana.

La jarcha más antigua parece ser de mediados del siglo XI y la más moderna de la primera mitad del XIV. Frecuentes sobre todo entre finales del siglo XI y principios del XII, la mayoría de las jarchas están compuestas en dialecto hispanoárabe coloquial, pero una pequeña parte lo están en la lengua romance que utilizaban los andalusíes; como consecuencia de ello, constituyen los ejemplos más antiguos que se conocen de poesía en lengua romance.

Fueron escritas por poetas cultos árabes y judíos que tomaban como modelo la lírica románica tradicional. Pudieron recogerlas del folclore popular, o bien adaptarlas a sus necesidades métricas (pues debían integrarse en la moaxaja) o bien componerlas de nueva creación, a partir de moldes tradicionales

http://www.youtube.com/watch?v=bYb3N45bJnI

Clara Jiménez Martos

Algo que me gustaria conseguir


 

 

 

 

 

 

 

 

La profesión que me gustaría ejercer es el derecho, es decir, abogada

Querría estudiar en Barcelona, por sus lugares, sus vistas, su clima etc… Es una ciudad con diferentes costumbres a las de aquí, lo cuál me llama mucho la atención y por unos de estos motivos me encantaría trabajar allí. Pero una de las principales consecuencias de querer trabajar allí es porque tengo la suerte de que mi padre vive allí y tendría donde alojarme. El derecho consiste en defender a las personas en cualquier ámbito, problemas familiares, divorcios, asesinatos, incumplimientos de leyes etc…

La profesión de derecho tiene como fin resolver todos los casos que lleves a cabo, conocer situaciones totalmente diferentes unas de otras y saber cómo ganarlas. Esta profesión la elijo porque desde pequeña siempre me ha gustado defender a las personas, ya digan la verdad o mientan, este es el problema de este trabajo.

A favor de este oficio es que es un trabajo que me gusta, me entretiene y me divierte, al fin y al cabo así se me hará   más fácil estudiarla.

En contra solo decir que la carrera será larga y complicada en el tema de estudiar.

En conclusión, lo mas destacable de este oficio es que te enteras de muchas situaciones que suceden realmente en la vida y sobre todo, principalmente las actitudes que presentas cuando tienes que afrontar cada caso.

http://www.youtube.com/watch?v=TcI8n-taS40