PERSONAJES

 

Al igual que las obras narrativas, en las obras dramáticas, en el teatro, existen personajes, seres creados por el autor de la obra, que cobran vida en la ficción de la obra. Ellos dicen sus parlamentos y, a través de sus palabras, nos ayudan a imaginarnos y configurar la acción. Son quienes llevan a cabo la acción dramática a través del diálogo. Debido a las limitaciones espacio-temporales de una obra teatral, es difícil que podamos conocer en profundidad la psicología de todos los personajes, por lo que sólo son analizados con detenimiento los protagonistas.

Hay que recordar que los personajes se mueven, hacen gestos, llevan la vestimenta apropiada para la obra representada, es decir, complementan el diálogo mediante la mímica o los gestos; y los lectores nos enteramos de todo esto mediante las acotaciones del autor.

Es importante señalar que estos personajes, que existen en la obra dramática, son encarnados por actores al momento de representar la obra y convertirla en una pieza teatral. Los actores son personas reales, que pueden dar vida a distintos personajes, según las obras que realicen.

A lo largo de la historia del teatro han existido distintas series o tipos característicos de personajes. Pero en general en las obras dramáticas podemos diferenciar estos tipos de personajes. Estos son:

  • EL PROTAGONISTA

Es el personaje principal, el más importante. Es quien representa a una de las fuerzas que normalmente existen en la obra dramática, y que se encuentran en conflicto.

Lo común es que el protagonista siempre trate de buscar la solución del conflicto de buena manera. Es un personaje con el cual el lector o el publico se identifica; al leer o presenciar la obra se solidariza con el, se pone de su lado.

  • EL ANTAGONISTA

Es también un personaje importante y representa la otra fuerza que lucha. La otra fuerza del conflicto nombrada anteriormente. El antagonista es, entonces, quien se opone al protagonista, está en contra de que él logre sus fines.

Dicho de un modo familiar, el antagonista es el malo de la historia. Él retrasa la solución del conflicto, y los lectores y espectadores destinatarios de la obra, generalmente no están de su lado, no quieren que triunfe.

  • PERSONAJES SECUNDARIOS

Son aquellos que no representan una de las dos fuerzas en conflicto, sino que se suman a una de las dos, dando su apoyo ya sea al protagonista o al antagonista.

No hay que creer que por ser secundarios, esto personajes tiene menos importancia dentro de la obra. Lo que sucede es que el conflicto no esta centrado en ellos, pero su acción es igualmente definitiva para el desenlace de la obra y su presencia es esencial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s